CENTRO BILINGÜE
EnglishSpanish
Con la tecnología de Traductor de Google
Traducido por Google

100 años educandoEl Centro Concertado “La Inmaculada y San Ignacio”, pertenece a las Hermanas de la Compañía de la Cruz. Esta Congregación religiosa nación en Sevilla, donde está la Casa Madre, el 2 de agosto de 1875 y la Casa de Villafranca de los Barros fue una de las primeras fundaciones.
Así, desde el 8 de junio de 1890, fecha en que se inauguró nuestra casa con todos sus ministerios, las Hermanas de la Cruz están presentes en nuestra Ciudad gracias a la iniciativa del sacerdote Don Inocencio Guerrero Correa, párroco, y de la villafranquesa Doña Pilar Sánchez-Arjona y Cabeza de Vaca, quienes fueron los promotores incansables de la fundación.
Las Hermanas desde el primer momento fueron recibidas con gran cariño y respeto por todos los villafranqueses. Empezaron muy pronto a realizar los apostolados propios de la Congregación que tenían como referente el servicio a las personas más necesitadas (ancianos, pobres, enfermos) y la formación humana y cristiana de niños y jóvenes.
El colegio de Villafranca se puso en marcha desde el comienzo de la fundación por lo que nuestro centro atesora en la actualidad más de cien años de experiencia compartida y de generoso compromiso con la educación de generaciones y generaciones de villafranqueses.
Nuestras instalaciones comenzaron ocupando dos amplias aulas con acceso por la actual calle Santa Ángela de la Cruz, pero poco tiempo después, vista la demanda de familias para que sus hijos recibieran educación en nuestro colegio, se tuvo que ampliar en el año 1960 mediante la rehabilitación del antiguo Hospital de la Inmaculada dando como resultado el centro actual con acceso principal desde la calle Daoiz y Velarde.
En la actualidad, el colegio constituye un referente educativo en Villafranca de los Barros, con un proyecto educativo bilingüe y con unas instalaciones actualizadas en materia de accesibilidad y nuevas tecnologías de la educación.

1.2 Proyección de futuroNuestro Centro es un Colegio Concertado de Educación Infantil y Primaria, dirigido por Las Hermanas de la Compañía de la Cruz.
Es un colegio de inspiración cristiana en el que se fomentan pilares tan esenciales como el orden, la disciplina, la puntualidad, la limpieza, el respeto a los demás y el sentido de la responsabilidad, todo ello dentro de un clima de alegría, amistad y compromiso.
Luchamos por una educación para la vida, siguiendo las pautas del mensaje cristiano, como medio para el desarrollo integral de la persona.
Nuestra fundadora Sor Ángela de la Cruz, es inspiración y ejemplo de los valores que deseamos y buscamos para la educación de nuestros alumnos.

idearioEn el Colegio La Inmaculada y San Ignacio construimos y formamos la comunidad educativa en torno a un Proyecto Común diseñado y desarrollado para la formación personalizada e integral de los alumnos.
Hacemos de la acción educativa una tarea compartida y pretendemos que el alumno llegue a ser dueño de sí mismo, es decir, libre y responsable, que aprenda a basar su libertad en una escala jerárquica de valores humanos y cristianos que den sentido, unidad y valor a toda su vida.
El Colegio se renueva constantemente para mejorar su propuesta educativa, ya que la calidad de enseñanza supone renovar medios y técnicas educativas, pero sobre todo acercamiento a las necesidades de sus alumnos.
Cultivamos la educación moral de los alumnos en la triple dimensión; personal, comunitaria y social, enraizada en el Evangelio.

Espíritu educativo.

Le titularidad del Centro la Inmaculada y San Ignacio la ostenta las Hermanas de la Cruz. Que tienen como propuesta educativa el Evangelio y pretenden trabajar por formar a las alumnas en una educación integral fundamentada en el amor, la solidaridad, la libertad, la paz y la fe. El amor como capacidad de darse a todos y compartir lo que se tiene. La solidaridad como la sensibilidad ante las necesidades de los demás. La libertad como capacidad de elegir con responsabilidad. La paz como consecuencia de la no-violencia, basada en el respeto y amor a sí mismo y a los demás. La fe como proceso de conocimiento y seguimiento a Jesús y al Evangelio.
Además de las clases de Religión, se aprovechan todas las actividades para motivar a las alumnas en los valores cristianos tan necesarios para la vida, trabajando entre todos por mantener un buen clima de unión, de paz y de solidaridad, y creando así una convivencia pacífica y comprometida con los más necesitados.

Madre María de la Purísima

madremaríadelapurísima

 

Revista Santa Ángela

Ver revista